En Enero toca fibra. Conoce lo que la quinoa real aporta a tu dieta.

En ecoBasics presentamos a la quinoa como el tesoro de los Andes y no es para menos. Este cereal, que en realidad es una semilla, lo cultivamos solamente en el altiplano de Bolivia y representa la verdadera esencia del cultivo ecológico. El cultivo a elevadas cotas de altura, propicia un tamaño de grano mayor y más blanco que el de las quinoas que se puedan cultivar en otras zonas de Sud América o incluso en Europa. El terreno es rico en minerales, con abundante potasio que actúa como fertilizante natural. Al estar sometida a temperaturas de hasta -4º en cotas de 4000m aprox., no es afectada por numerosos organismos que sí actúan en condiciones no tan extremas.
El grano de nuestra quinoa real, grande y robusto, favorece que no se desintegre al cocinarlo y de esta manera conserve sus valiosos nutrientes y aminoácidos esenciales en el interior. Aquí cabe destacar su alto aporte de fibra, ya que aporta más que la mayoría de cereales. Además, la puedes preparar de modos muy distintos, en su conjunto la quinoa real tiene muchas cualidades buenas para el organismo: bajo nivel de grasas, es una buena fuente de hidratos de carbono, posee todos los aminoácidos esenciales, no contiene gluten, contiene vitaminas del complejo B y vitamina E con función antioxidante y contiene minerales, sobre todo magnesio y zinc. En resumen un complemento ideal para una alimentación sana y equilibrada.